Comunicado del SEOCA frente a la situación económica del país

Comunicado del SEOCA frente a la situación económica del país

 

Compañeras y Compañeros:

En esta oportunidad queríamos aprovechar este medio, para compartir con Uds. una serie de reflexiones sobre el delicado presente que nos toca vivir a todos los argentinos. Por un lado observamos con optimismo y esperanza el resultado electoral de los comicios recientes, las P.A.S.O, donde claramente una parte mayoritaria de nuestro pueblo ha dicho BASTA. Ha dicho BASTA de ajuste, de hambre, de mentiras, de violencia, de exclusión, de injusticias, de desigualdad, de endeudamiento; en resumen: El pueblo ha dicho BASTA y ha puesto un límite contundente a las políticas del gobierno neoliberal de CAMBIEMOS. Ahora debemos conservar la calma, no entrar en provocaciones estériles y seguir trabajando junto a TODOS para revalidar esta decisión popular en las próximas elecciones de Octubre. Por otro lado, observamos con muchísima preocupación lo que está sucediendo en el orden económico y social. Hace algún tiempo, el General Perón nos decía: “La Economía no es ni ha sido nunca libre: o se la dirige y controla por el Estado en beneficio del Pueblo, o la manejan los grandes monopolios en perjuicio de la Nación.”

Lamentablemente, en estos últimos días, podemos comprobar las consecuencias de este vaticinio. De un lado una economía dolarizada, al servicio de los grandes monopolios y los sectores financieros, con precios de los alimentos, servicios públicos, combustibles y medicamentos por las nubes; y del otro lado, el conjunto de los Trabajadores Argentinos cada día mas empobrecidos por la mega devaluación causada como resultado de la disparada del dólar. Este complejo escenario, en el que nadie, al menos en el corto plazo, parece tener certezas de su desenlace, nos hace repensar y tomar decisiones también muy difíciles para nosotros y a las que, los trabajadores de comercio de la zona oeste NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS.

Pero ¿Por qué afirmamos que no estamos acostumbrados? Bueno, porque desde hace ya muchos años, esta gestión que conduce los destinos de los trabajadores mercantiles de la zona oeste, se ha puesto como premisa fundamental de sus políticas, hacer feliz y darle dignidad a los empleados de comercio. Es por ello, que con aciertos y errores, no hemos dejado de atender a cada necesidad de los compañeros que con orgullo representamos. La sanción de la Ley 26.541, que dispone el 26 de Septiembre como feriado nacional obligatorio, Día del Empleado de Comercio, ha sido una de nuestras máximas conquistas en el orden político. En ese sentido, no hemos abandonado nunca el espíritu de lucha que nos caracteriza. No hemos abandonado (NI LO HAREMOS NUNCA) la defensa de los derechos de nuestros compañeros en situaciones de vulnerabilidad, como así también, no hemos abandonado nunca la vocación solidaria que creemos debe primar en la familias de nuestra comunidad.

En el orden edilicio, tampoco hemos dejado en los últimos años de inaugurar obras e infraestructura que aporten mayor calidad de vida a las familias de nuestros compañeros. La obra de la futura Clínica Sagrado Corazón II es un claro ejemplo de ello. Todos estos valores que nos caracterizan, han contribuido profundamente a engrandecer el prestigio de nuestra casa: es decir, la casa de todos ustedes el S.E.O.C.A Zona Oeste.

“La única verdad, es la realidad”

En este escenario critico, nos encontramos con que proporcionalmente a la caída estrepitosa del consumo y al cierre de empresas, se han visto drásticamente disminuidos los recursos económicos que ingresan a nuestra institución, y con los que podemos llevar adelante cada uno de los logros y proyectos mencionados en el párrafo anterior.

Es por esta razón, que en esta ocasión hemos decidido junto a la comisión directiva, posponer los festejos del Día del Empleado de Comercio hasta nuevo aviso. Es muy importante para todos, que el futuro gobierno pueda encontrar urgente una salida al ajuste que nos ha impuesto este modelo político – económico. Rogamos sepan acompañarnos, entendernos y disculparnos en esta difícil decisión. No hay en nosotros mayor deseo que el de compartir la mesa junto a ustedes, encontrarnos, renovar año tras año el espíritu festivo que nos hermana, verlos felices y realizados. Dios los bendiga y nos ayude a encontrar el camino de la paz y la justicia social que hace ya tiempo hemos perdido. Los quiero y abrazo con todo mi corazón.

Juan F. Valenzuela                                                                                        Julio Rubén Ledesma

Secretario de Prensa y Difusión                                                                             Secretario General